EL EMOTIVO ENCUENTRO DE LUPERON Y LILIS EN SAINT THOMAS EN DICIEMBRE DE 1896
INICIO | QUIENES SOMOS | HISTORIA DE PUERTO PLATA | CONTACTO
Secciones
» Portada
» Noticias
» Sociedad
» Espectáculos
» Deportes
» Opinion
» New York
» Reportajes
» Municipios
» Turismo
» Cartelera Cine
» Revista Turismo Pop
» Galería
Estado del Tiempo
Santo Domingo
El Tiempo Las Americas
Punta Cana
El Tiempo Punta Cana
La Romana
El Tiempo La Romana International Airport
Puerto Plata
El Tiempo Puerto Plata International

Título Descripción  
Publicado el : September 12, 2011 |
Categoria : Turismo Pop

Manuel Gilbert
 
PUERTO PLATA.-En ocasión de conmemorarse en diciembre del cursante año el 115 aniversario del emotivo reencuentro del presidente Ulises Heureaux (Lilís) y el general Gregorio Luperón en la Isla de Saint Thomas, perteneciente al archipiélago de Las Bahamas, es oportuno recordar ese acontecimiento.

 

El emotivo y reconciliador reencuentro de estos dos hermanos de lucha se produjo en diciembre de 1896 y no estuvo exento de la recriminación de Luperón a Heureaux, a la sazón presidente de la República, mandato que quedó trunco con su ajusticiamiento en Moca el 26 de julio de 1899, a manos de un grupo encabezado por Ramón Cáceres, Jacobo Lara y Horacio Vásquez.

 

Este acto que marcó la reconciliación entre el Adalid de la Restauración y el Pacificador de la Patria, es digno de ser recordado por todos los dominicanos, especialmente por los puertoplateños, en ocasión de conmemorarse este 16 de agosto el 148 aniversario de la epopeya de la Restauración, gesta que consolidó la Independencia nacional.

 

Este trascendental momento es merecedor de ser rememorado, porque con su actitud Lilís impidió que Luperón muriera en la indigencia en tierra extranjera, como ocurrió con el fundador de la nacionalidad dominicana, Juan Pablo Duarte, quien expiró en Venezuela olvidado y en condiciones indignas de su investidura de Apóstol de nuestra Independencia.

 

Cabe recordar que Luperón asumió una actitud pasiva frente a la dictadura de Heureaux y prefirió irse al exilio a Saint Thomas antes que combatirlo, por ser hechura suya y casi un hijo, lo que provocó la indignación y la recriminación de su amigo Eugenio María de Hostos, por la indecisión del Centauro de salvar a Quisqueya del oprobioso régimen antidemocrático de Lilís. 

 

Amistad y lucha de Heureaux y Luperón

De niños Heureaux y Luperón asistieron a la misma escuela, vendieron dulces de piñonates y cuando se hicieron hombres combatieron juntos la anexión a España, cubriéndose de glorias ambos, en especial el segundo, llamado con justicia el Centauro de la Restauración, gesta que consolidó la Independencia nacional.

 

A pesar de la amistad que los unió siempre en la niñez y en los campos de batalla, combatiendo con arrojo espartano las huestes que mancillaron con sus botas sucias el suelo patrio desde el 18 de marzo de 1863 hasta el 12 de julio de 1865 y luego en otros frentes, la conducta dictatorial de Lilís los empujó por caminos distintos.

 

Luperón fue el artífice y soporte de la carrera militar y política de Ulises Heureaux, cuya primera gestión tuvo fachada constitucional, pero luego instauró una dictadura que se extendió durante cuatro períodos consecutivos de gobierno, el primero de los cuales se extendió de 1887 a 1889; el segundo de 1889 a 1893; el tercero de 1893 a 1897 y el cuarto de 1897 a 1899.

 

Represión de Lilís obliga a Luperón irse a Saint Thomas

Con el objetivo de gobernar de un modo personal, Lilís se desligó del Partido Azul, logró la derrota y la exclusión de Luperón, provocando que  tuviera que tomar el camino del exilio hacia Saint Thomas junto con muchos de sus partidarios a los que el dictador puertoplateño reprimió con saña.

 

Durante su estadía en Saint Thomas Luperón se le desarrolló un cáncer agresivo que en poco tiempo lo postró en su lecho. Ni es situación provocaba la indulgencia d Eugenio María de Hostos, que le pedía acción para derrocar a Heureaux, pero ese reclamo no podía ser satisfecho, porque Luperón estaba camino al sepulcro.

 

Reconciliación de Lilís y Luperón

Enterado Heureaux de la triste situación por la que atravesaba el ilustro hijo de Puerto Plata, quien se encontraba solo en el árido peñón, donde tenía como compañía la pobreza, el abandono y su mortal quebranto, el cual era mitigado por Cayetano Armando Rodríguez, Dimas de Moya y otros amigos, que en escasas ocasiones endulzaban sus trágicas horas de soledad, Lilís decidió buscarlo.    

 

En su obra "Noticias de Puerto Plata", el historiador Emilio Rodríguez Demorizi califica el gesto del dictador de cruzar el mar, abandonando su feudo para ir a buscar a "su padre" y adversario como "una luz suprema de consolación, un acto inusitado de nuestra historia". Rodríguez Demorizi califica la reconciliación de estos hombres en la desolada isla de Saint Thomas, "como una escena profundamente emocionante".

 

Ostentación de Lilís y prepotencia de Luperón

El historiador relata que una vez frente a Luperón Lilís le dice en tono filial, pero ostentoso:

-Es la primera vez que un Presidente sale de su país en busca de un enemigo

Y el arrogante enfermo le responde:

-¡Estabas obligado a ello!

 

Después de esta entrevista reconciliadora Lilís y Luperón retornan a la Patria, por el mes de diciembre de 1896, muriendo el General Gregorio Luperón en su hogar de su ciudad natal de Puerto Plata el 21 de mayo del año 1897, siendo inhumado en el cementerio municipal y exhumado el 13 de agosto de 1926 y trasladado en gran apoteosis al Panteón Nacional, donde descansan sus restos venerables.





 Comentarios del Visitante !

No existe comentario para esta información por el momento! ..

Puerto Plata Habla.com 2008 © Todos los Derechos Reservados | Contactenos | Contact webmaster & Design from MM Digital